por pagina

Quizás cuando pensamos en ropa de cama, lo primero que se nos viene a la mente son las sábanas, los edredones o los cojines. Pero las fundas de almohada tienen importancia y mucha. Además, de ser un elemento que viste y adorna la cama, alarga la vida de la almohada y resulta un aliado perfecto de nuestra salud. Y es que nos protege el rostro frente a irritaciones, sequedad o acné. Bloquea los ácaros del polvo, la humedad y el  sudor, evitando que las manchas vayan directas a la almohada.

¿Cómo escoger la funda para almohada perfecta?

Aunque, elegir una funda de almohada parece una tarea trivial, hay que tener en cuenta varias consideraciones antes de hacerlo; su composición, tamaño y comodidad.

Composición

Debe ser una funda de calidad, por eso las nuestras son 100% algodón. El algodón es una fibra textil totalmente natural, y que no provoca alergias,  transpira, absorbe la humedad y no da calor. No encoje y mantiene su calidad a pesar de los lavados. Por eso, los especialistas recomiendan las fundas de almohada de algodón frente a otros tejidos como el poliéster.

Tamaño

Es importante que elijamos el tamaño adecuado. Una funda que no se ajuste bien a la almohada no la protegerá bien. Por eso, primero debemos medir bien nuestra almohada para elegir la funda correcta. Disponemos de un amplio surtido en todas las medidas, 90, 105, 135 , 150 ,50x50 , 50x70 ,50x75cm.

Comodidad

Por último y no menos importante, debe proporcionarnos suavidad al tacto. Y es que una funda de algodón suave nos ayudará a conciliar mejor el sueño. Será sencillo combinarlas con todo tipo de ropa de cama, ya que disponemos de una amplia gama de colores: rosa, naranja, gris, verde mar o azul, entre otras.